Corrijo y maqueto tu libro

   ¿Has terminado tu libro y dudas sobre su calidad o interés? ¿Quieres publicarlo y no sabes cómo hacerlo? ¿Necesitas maquetar tu texto? Te ofrezco mis servicios profesionales: informe de lectura, corrección ortotipográfica y de estilo, maquetación y subida del libro a Amazon.
   Escríbeme a rocorrectora@gmail.com y cuéntame qué necesitas. Te haré un presupuesto personalizado, ajustado a tus intereses. ¡Tu obra merece lo mejor!

Ortografía útil: la raya en los diálogos. Cinco reglas de oro

   Como algunos sabréis, me dedico a la corrección de textos desde que empecé a trabajar como periodista en la redacción del diario ABC, hace muchísimos años, y me encargaron la corrección de todos los textos, tanto informativos como de opinión y publicitarios, que cada día formaban la primera edición del rotativo. Después, mi periplo profesional me llevó a la revisión de escritos diversos, desde memorias de empresa a tesis doctorales y libros, tanto de ficción como de no ficción. A estas alturas debo confesar que nunca se termina de aprender el manejo exacto de un idioma tan rico y lleno de matices como el nuestro.
   Dentro de las entradas que dedicaré a aspectos controvertidos y, por regla general, mal utilizados de nuestra ortografía, hoy quiero compartir las cinco normas de oro para un uso correcto de las rayas de diálogo que, sobre todo, resultarán muy útiles a los autores independientes. Empiezo con su definición, según el Diccionario panhispánico de dudas: "Signo de puntuación representado por un trazo horizontal (—) de mayor longitud que el correspondiente al guion (-)". La raya de diálogo no está en los ordenadores. Los que uséis Word la tenéis en Insertar/Símbolos. Otro modo de reproducirla es Control+guion situado a la derecha del teclado. Sin más dilación, vamos a su uso.
   1º) En un diálogo, la raya indica la intervención de cada uno de los personajes. Se escribe al principio del parlamento y sin dejar espacio entre la raya y el texto: —Hoy es un día feliz. En novelas y otros textos narrativos, las intervenciones de cada personaje empiezan en línea aparte. 
   2º) Se ponen dos rayas, una de apertura y otra de cierre, cuando las aclaraciones del narrador interrumpen las palabras del personaje, que continúan después, como podéis ver en el ejemplo siguiente: Se acabó la fiesta —expresó Clara. Solo falta una hora para que salga nuestro vuelo. 
   3º) No se pone raya en caso de que, inmediatamente después de la acotación del narrador, siga este y no el personaje. Ejemplo: —Nada importante —mintió, agobiado. Respiró hondo y se dirigió al grupo.
   4º) Cuando un verbo de habla (decir, asegurar, afirmar, preguntar, responder, exclamar, repetir, etc.) introduce la aclaración del narrador, esta empieza en minúsculas, aún en el caso de que venga precedida de un signo con valor de punto, como los de cierre de interrogación o de exclamación. Lo vemos en el ejemplo siguiente: —¿Por qué, por qué? —repitió el escritor, entre la crispación y el enfado. En caso de que la acotación del narrador no se introduzca con un verbo de habla, las palabras del personaje deben cerrarse con un punto y empezar con mayúscula el inciso del narrador, tal como ocurre en este ejemplo: Adiós, Ana. He dejado de quererte. —Salió y cerró de un portazo.
   5º) Si la intervención del personaje sigue tras el inciso del narrador, el signo de puntuación que corresponda a la frase interrumpida debe colocarse tras la raya que cierra la aclaración del narrador. Veamos un ejemplo: No deberías conducir a tu edad —le advirtió su hija—; los accidentes de tráfico son demasiado frecuentes en los mayores de 70.
   ¿Conocíais estas cinco reglas de oro? ¿Os han resultado útiles? Espero vuestros comentarios.
   ¡Hasta la próxima, amigos!

Estas cosas pasan... en el Top100 de Amazon

   Desde hace varios días vengo observando, atónita, la presencia de varios "libros fantasma" en el Top100 general de Amazon España que han llamado mi atención por sus títulos imposibles de entender, puestos en minúsculas, en un idioma rarísimo (parece ser que afrikaans) y sin contenido aparente. No te dan la opción de "echar un vistazo" al interior, como ocurre con el resto de las obras que están a la venta en dicha plataforma. Para colmo de males, tampoco tenían imagen de portada. No daba crédito a lo que veían mis ojos, así que hice una captura de pantalla:

                                                       

   Picada por la curiosidad, en las jornadas sucesivas observé el comportamiento de dichas "obras" en la lista de los 100 ebooks más vendidos de Amazon España y detecté algunos cambios: sus editores y/o autores se habían molestado en poner las fotografías de las portadas de sus "libros". Desde luego, se apuntaron a la ley del mínimo esfuerzo: todas iguales y en dos únicos tonos, verde y negro. Me sorprendió que, transcurridos varios días, estos "libros fantasma" siguieran en el Top100, aunque bajaron sus posiciones en la lista. Al cierre de esta entrada, 19,00 hora española, entré de nuevo en la lista a ver cómo iban. Por suerte, Amazon los había retirado.

                                                      

   Los autores independientes sabemos lo que cuesta alcanzar el codiciado Top100 general. Y si llegar es difícil, aún más es mantenerse. Os lo cuento en cifras extraídas de mi propia experiencia: para situarse entre los 20 primeros puestos se necesitan unas 40-70 descargas diarias; si disminuyen a 20-30, el libro en cuestión baja a la mitad de la tabla. Con 10 ventas desciende a los últimos puestos de la lista y desaparece del Top 100 si se venden menos de 10 ejemplares al día. La única de las tres novelas que he publicado hasta la fecha y ha permanecido en el Top 100 durante dos meses consecutivos es "Ellas y el sexo". Ocurrió en julio y agosto de 2016 y fue -debo decirlo- como consecuencia de la fantástica promoción que Amazon le hizo durante 15 días. A partir de ahí solo ha conseguido mantenerse en el Top100 de Humor, lista en la que permanece desde que salió en versión ebook, en noviembre de 2015. Un año y tres meses consecutivos, que no es poco... 
   Con dicho panorama, cabe preguntarse quién compra los "libros fantasma" a los que me refería, cuyo precio es de 2,99€. Solo se me ocurre una respuesta: sus propios autores y/o editores. Lo que se me escapa es el objetivo. Quizás lo hagan para desprestigiar a la plataforma al colgarle el sambenito de que cualquier cosa escrita puede llegar al ansiado Top100. Al parecer, hay un variado abanico de "trucos" para situar un libro en la deseada lista. Nunca los he practicado. De hecho, los conocí gracias al siguiente artículo publicado por el autor independiente Esteban Navarro en Diario 16: El colapso de la autopublicación digital
   Según afirma el compañero Navarro, la gente hace cualquier cosa para llegar al Top100: desde comprar sus propios libros hasta crear cuentas falsas para escribir comentarios de 5 estrellas en sus obras. Personalmente, dichas prácticas me parecen una barbaridad que no lleva a ninguna parte, salvo a gastar dinero y engañarse a uno mismo con tal de satisfacer el ego. Creo que el oficio de escritor es una carrera de fondo que requiere tesón, constancia y muchas horas de esfuerzo y soledad. Parece que hay demasiada gente dispuesta a invertir su tiempo y su dinero para colgarse la etiqueta de "escritor" cuando, en realidad, escritor es cualquier "persona que escribe", según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (RAE). Otra cosa bien distinta es calificar el texto de esa "persona que escribe" como Literatura. Precioso término cuyo significado no puede aplicarse a cualquier escrito. La RAE define Literatura como "el arte de la expresión verbal". Palabras mayores, ¿verdad?
   Amigos escritores: ¿qué opináis de estos trucos para llegar al Top100?
  Y vosotros, lectores, ¿consideráis que la mayoría de los libros de autores independientes que están en la mencionada lista merecen el calificativo de "Literatura"? Espero vuestros comentarios. ¡Gracias y hasta la próxima!

Inmortal amor mortal. De la ceniza, la máscara

   El pasado 14 de febrero, Día de los Enamorados, presentamos en la sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Callao (Madrid) un precioso libro titulado "Inmortal amor mortal. De la ceniza, la máscara". Bajo el sello del grupo editorial Sial-Pigmalión, es la sexta edición de esta Antología dedicada al amor que cada año se viste de largo en el mismo lugar y con motivo de la romántica conmemoración.  


   Poetas, narradores, dramaturgos y ensayistas: 68 voces unidas en un canto al más inmortal y atemporal de los sentimientos humanos. "Esta cita ya clásica nos ha reunido, un año más, para rendir homenaje a otra pasión inmortal: la de la Literatura. El arte de la expresión verbal: el amor hecho palabra. La palabra convertida en un grito de amor", dije en mi intervención. Tuve el placer de compartir mesa de presentadores con el coordinador de la Antología, el poeta y videoartista Antonino Nieto; el editor, Basilio Rodríguez Cañada; el director de ABC Cultural, Alfonso Armada; el director del programa radiofónico "El Marcapáginas", David Felipe Arranz; y la dramaturga Juana Escabias, compañera de estudios en la Facultad de Ciencias de la Información.
                                        
   De izquierda a derecha, Antonino Nieto, Juana Escabias, Rocío Castrillo, Basilio Rodríguez, Alfonso Armada y David Arranz

   Reproduzco unos versos del prólogo del libro, con la fuerza característica de la poesía de su autor, Antonino Nieto: "...Y entonces no la muerte, ya no... entonces el amor: el gran humedal, lo invisible gestionando el sol: lo que queda del aire agotado el oxígeno..."
  A continuación, un breve extracto de la obra "Una eternidad de amor", de Juana Escabias: "...Tú piensas que el amor tiene que estar incluso por encima de la propia muerte ¿cierto? Tras la muerte querrás que te recuerde, ¿verdad? Que jamás me olvide de ti. Cada día de mi vida. Cada instante. Que siempre te tenga presente..."
         
   
   Y para finalizar, unas líneas del relato de mi autoría incluido en el libro y titulado "Inmortal amor mortal: "...El tiempo se paraba durante sus citas con Víctor. Los móviles se quedaban mudos, el timbre se convertía en piedra, el sueño se esfumaba y los estómagos aguantaban el hambre..." 
   La sala se llenó y algunos asistentes se quedaron sin asiento. El evento duró casi dos horas y estuvo amenizado por la música de Altair Montero y Juan Pagán.
                                          

   Si a alguien le interesa el libro, para tenerlo como lectura de cabecera o para regalarlo a algún amor inmortal, puede adquirirlo en el enlace siguiente. ¡Abrazos y hasta la próxima, amigos!

El poso de la buena Literatura

  El bagaje vital y literario de un autor se nota en su obra. Soy de las que piensan que para escribir hay que vivir y que haber leído. En muchas ocasiones, la propia vida se convierte en la documentación más preciada con la que cuenta el autor. Las experiencias personales y las lecturas conforman los cimientos más sólidos, los pilares idóneos sobre los que edificar una trayectoria literaria.
   Con tres novelas publicadas y la estructura de la cuarta ya montada, necesitaba una lectura que me inspirara; un libro que me sirviera de aliciente para plasmar en el papel las ideas ya escritas en el guion primigenio de mi próxima obra. El escogido fue “Cumbres Borrascosas”, de Emily Brontë. Un clásico de la Literatura romántica universal que leí hace muchos años, en la adolescencia.
   No recordaba los detalles de la novela cuando empecé a releerla y me llevé la agradable sorpresa de que su estructura era muy similar a la que había diseñado para mi nuevo libro: un relato que empieza en el presente y retrocede al pasado para avanzar en el tiempo y llegar al mismo momento en que se inició la historia. El asunto no es casual. A ello me refería cuando hablaba de la importancia de la propia vida en el periplo literario del autor. El verano pasado llegué al aeropuerto de Oslo con mi hijo para pasar nuestras vacaciones en la capital noruega y viajar rumbo al norte, hasta el Círculo Polar Ártico. El destino quiso que me topara de bruces con un ruso que casi tres décadas atrás fue mi primer amor: un amor imborrable que se vio truncado. Desde que ocurrió el encuentro sentí la necesidad de escribir un libro basado en nuestra historia y en ello estoy ahora. Contaré en otra entrada las sensaciones que me va dejando este emotivo proceso creativo.


Fotograma de la película basada en "Cumbres borrascosas", dirigida por William Wyler (1939) 

   Volviendo a "Cumbres borrascosas", me sumergí en sus páginas y terminé en libro en dos días. Una lectura intensa que removió mis emociones, que me hizo llorar al situarme en la piel de los personajes y que me transportó a los sombríos parajes de Yorkshire, en la Inglaterra del siglo XIX. Una novela que, por segunda vez, dejó en mí el poso de la buena Literatura. Reproduzco dos frases para que entendáis con claridad a qué me refiero.
   "Hay más de mí en él que en mí misma. No sé qué composición tendrán nuestras almas, pero sean de lo que sea, la suya es igual a la mía".
   "El pensar en él llena toda mi vida. Si el mundo desapareciera y él se salvara, yo seguiría viviendo, pero si desapareciera él y lo demás continuara igual, yo no podría vivir".
   Dos frases rotundas, cargadas de profundidad y de vigencia. La obra es una alusión continua a la inmortalidad del amor pero no se queda solo en una novela romántica. Estamos ante una historia de odios y venganzas, de miserias personales y de amores desesperados que trascienden a la propia vida; y ante unos personajes fuertes, que luchan contra un destino impuesto que les agrió el carácter y los atormentó mientras vivieron. Hay dos historias de amor en la novela, la última de las cuales termina con final feliz.
   Después de leer “Cumbres borrascosas” se me ocurrió entrar en Amazon y descargarme las pruebas gratuitas de las dos novelas románticas que más se venden en la actualidad en dicha plataforma. No cito sus títulos porque ninguna de las dos me motivó a bajarme el libro y terminarlo. Aparte de sus historias tópicas y poco atrayentes, parece que sus autoras no conocen más tiempos verbales que el gerundio y el pretérito pluscuamperfecto: había salido, había entrado, había quedado, había celebrado… Con este panorama, no me extraña que el género esté hoy tan desprestigiado. No quiero decir que no haya buena Literatura romántica en la actualidad. Seguro que sí, aunque sus títulos no estén entre los más vendidos. La calidad y las ventas no siempre guardan relación directa. ¿Qué pensáis sobre el panorama actual de la Literatura romántica? ¿Me sugerís alguna obra actual cuya calidad pueda compararse con la de los grandes clásicos? Agradezco vuestros comentarios y, en cualquier caso, os animo a leer Cumbres Borrascosas, sobre todo a los aficionados al género romántico. He encontrado una edición en ebook muy barata (0,94€), cuyo enlace de compra tenéis bajo estas líneas. ¡Hasta la próxima y gracias por comentar!

                                         
                                              

La importancia de corregir

   Una oposición a Bomberos convocada por el Ayuntamiento de Burgos saltó la semana pasada a los medios de comunicación y a las redes sociales. ¿El motivo? Más de la mitad de los candidatos suspendieron a causa de las faltas de ortografía. Se pedía un nivel equivalente al de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO).
   Si a un aspirante a bombero se le exige que escriba con corrección, ¿qué menos deberíamos pedir a un escritor? Por muy interesante que sea la obra, más de un lector la abandonará en caso de que abunden errores ortográficos y/o sintácticos.
   El manuscrito de cualquier escritor (no solo de los principiantes) necesita pasar por la revisión de un corrector profesional que lo examine de modo minucioso y se ocupe de subsanar los errores e imperfecciones que el autor ha pasado por alto mientras se encargaba de montar la estructura, definir a sus personajes o avanzar en la narración. Los errores ortotipográficos, sintácticos o de puntuación distorsionan la lectura e impiden al receptor centrarse en el contenido de la obra. En muchos casos son los responsables de que abandone el libro y no vuelva a comprar otros títulos de ese autor.

                        


   Si no quieres que dicha fatalidad ocurra a tu novela y arruine el trabajo y las esperanzas puestas en ella, no lo dudes: antes de publicarla encarga a un corrector profesional que la someta a una corrección ortotipográfica, de estilo o ambas. Explico a continuación en qué consisten dichas revisiones:
   La corrección ortotipográfica elimina tanto las faltas de ortografía como las tipográficas; resuelve los fallos de puntuación y de acentuación y coloca de forma correcta comillas, mayúsculas, guiones y demás signos ortográficos. Incluye también la reparación de errores sintácticos siempre que sean puntuales.
   La corrección de estilo es más amplia: engloba la sintaxis, la gramática y los recursos expresivos. Se ocupa de los fallos de concordancia, del uso correcto de los tiempos verbales, de quitar palabras repetidas, pleonasmos o usos incorrectos y excesivos del gerundio o de la voz pasiva. También incluye la revisión de incongruencias en el argumento o en la construcción de los diálogos, protegiendo siempre el estilo propio del autor.
   El proceso de corrección es imprescindible antes de subir tu obra a Amazon, enviarla a un concurso literario o presentarla a un agente o a una editorial. Si quieres que tu novela -a la que tanto tiempo y esfuerzo has dedicado- brille como se merece, no lo dudes: permíteme que la revise, te explique qué tipo de corrección necesita y por qué; y trabaje con tu manuscrito para que ningún lector pueda dejarte opiniones como estas: “Mal escrito. Inverosímil. Lleno de faltas. No lo recomiendo”. “La novela es de mala calidad, no está bien escrita y usa un lenguaje muy coloquial. Definitivamente, no la recomiendo”. “Historia muy floja y muy mal escrita. Faltas de ortografía y sintaxis. No lo recomiendo” (Comentarios textuales recogidos de Amazon).
   Para terminar, ¿te gustaría saber por qué debes elegirme como correctora de tu libro? Te aporto varias razones: soy Licenciada en Ciencias de la Información (rama de Periodismo) por la Universidad Complutense de Madrid y llevo casi 30 años trabajando con el lenguaje como redactora en diversos medios de comunicación de difusión nacional, como articulista y como correctora. Por mis ojos han pasado textos de todo tipo, desde informativos a publicitarios; memorias de empresa, tesis doctorales y libros, tanto de ficción como de no ficción. Cumplo a rajatabla los plazos de entrega y ofrezco a los autores una comunicación fluida durante todo el proceso de corrección, además de un tiempo para resolver todas las dudas una vez finalizado el trabajo.
 ¿Ya lo tienes claro? Si es así, pregúntame mis tarifas por correo electrónico a: rocorrectora@gmail.com
   Amigos escritores y lectores: ¿qué pensáis sobre la importancia de corregir? ¿Habéis dejado de leer alguna vez un libro por no soportar los errores que contenía? Gracias por dejar vuestros comentarios. ¡Hasta la próxima!

Hablando de mi obra... en TVE

   Desde que se publicó mi primera novela, "Una mansión en Praga", el programa "La hora cultural" de TVE ha seguido mi trayectoria literaria. Recién inaugurado este blog de autora aprovecho la ocasión para recopilar en una entrada todos los vídeos de mis intervenciones en dicho espacio.
   El primero es una pieza en la que hablo de "Una mansión en Praga". Un montaje precioso salpicado de imágenes de la guerra de Yugoslavia, tema recurrente en la obra. 


   Le sigue una entrevista en estudio con el prestigioso periodista cultural Antonio Gárate, director del programa. El motivo fue la publicación de mi segunda novela, Ellas y el sexo. Un libro que lleva casi dos años seguidos en los primeros puestos del Top Ventas de Humor en Amazon. Puedes ver la entrevista en el siguiente enlace: Ellas y el sexo, TVE. En el estudio coincidí con el gran Pitingo. Por supuesto, nos fotografiamos junto a nuestras creaciones.



   En 2015, en vísperas del 14 de febrero, Día de los enamorados, acudí junto al escritor Gabriel Neila a presentar la antología "La primera vez que no perdí el alma... encontré el sexo". Un precioso libro coordinado por el videoartista y poeta Antonino Nieto, donde 60 creadores españoles dedicamos nuestras letras a ese momento tan especial: La primera vez...


   Y, por fin, la tercera novela, que salió a la venta en verano de 2016: "En el fin de la Tierra", un thriller al estilo Hitchcook ambientado en la Costa da Morte (Galicia). Además de hablar sobre el proceso creativo de la obra, explico las razones por las que decidí no enviarla a ninguna editorial y publicarla en Amazon. Pincha aquí: En el fin de la Tierra, TVE
    ¡Espero vuestros comentarios! ¡Gracias y hasta la próxima!